Íker Casillas en el campus de Navalacruz
Abc-Efe / El Campus «Íker Casillas», cuyo desarrollo estaba previsto entre el 27 de agosto y el 1 de septiembre, fue visitado el día 29 por el guardameta de la selección española de fútbol, estrechamente vinculado por motivos familiares a este pueblo abulense en el que se ha construido una casa. Días después de esta visita acudió al paraje «La Dehesa» un inspector de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, que en el acta redactado decretaba como medida cautelar la «suspensión de actividades de riesgo superior al tolerable» y el «levantamiento de la actividad en un plazo no superior a 3 días«.

Y ello, según figura en el documento de la inspección y facilitado por el PSOE, al comprobarse que este campus organizado por una empresa privada de Madrid «no presenta autorización administrativa para la realización de actividades de tiempo libre, porque no la ha solicitado» y tampoco «informe o autorización del órgano u organismo competente en materia de medio ambiente«.
Además, la actividad «no cuenta con plan de seguridad ni emergencia» y «no presenta evaluación de riesgos, firmado por un titulado de nivel«, mientras que la ratio de monitores y coordinador «no lo cumple«.
Según el alcalde de Navalacruz, había cuatro monitores titulados y uno de apoyo, cuando el inspector habló de que debía haber un monitor por cada quince niños, tal y como ha comentado Benigno González, del PSOE, que ha comparecido acompañado por el procurador socialista en las Cortes de Castilla y León, Fernando Rodero.
Rodero ha tachado de «esperpéntica» la forma de actuar del Gobierno regional «con tal de arrinconar al PSOE, sea como sea«, ya que la actividad en la que participaban 37 chavales se suspendió «por medio de un informe, sin resolución del mismo«.
Tanto para el regidor como para el procurador del PSOE, la decisión de suspender el campus supone una «persecución a un alcalde por ser socialista«, ya que de los seis inspectores que tiene la Junta para toda la Comunidad, según Rodero, el Gobierno autonómico envía uno a este pueblo solo para ello, al tratarse de una actividad «tremendamente peligrosa«, ha dicho con ironía.
Tras aclarar que el campus tuvo que abandonar Navalacruz un día antes de lo previsto debido al acta de la inspección, Rodero ha señalado que «la inspección venía con el claro objetivo de cargarse esta actividad«.
No obstante, el alcalde ha admitido que la decisión adoptada «no ha ido directamente» contra el Ayuntamiento, pero «a quien le ha afectado ha sido directamente al Consistorio«.
Ante esta situación, el grupo del PSOE en las Cortes regionales solicitará mañana las comparecencias de los responsables de inspección y de Familia y Juventud, así como una relación de los campamentos juveniles de estas características inspeccionados durante este verano en Ávila y en Castilla y León.
De los 37 chavales participantes, 16 estaban internos y el resto eran externos, al proceder del pueblo o de la zona.