La necesidad de lograr su segunda victoria, permitió a la Casa Social vencer al Real Ávila en el derbi abulense de la jornada dentro de la categoría regional juvenil (3-1). A su vez, el Colegios Diocesanos encajó su primera derrota de la temporada de forma amplia ante el San Telmo palentino (0-3), confirmando la línea descendente de los colegiales, que llevan cuatro semanas consecutivas sin vencer. Tampoco le fueron bien las cosas a los dos restantes conjuntos abulenses, perdiendo el Milan Academy en Miranda de Ebro con La Charca (4-2) y el Bosco de Arévalo en Segovia frente al Quintanar Palacio B (3-1).

En un encuentro que dominaron los chicos de Borja Jiménez, permitió que la Casa Social lograra su primer triunfo ante su afición. Poco antes del descanso se adelantaba Adri para los verdinegros, para en el segundo tiempo con tantos de Perdi y Félix colocarse con clara ventaja sobre el Real Ávila, que marcó el gol del honor en el tramo final del partido (ver crónica del encuentro).
El ‘Dioce’ parece haber encontrado una línea descendente de resultados porque desde hace un mes no sabe lo que es ganar. El pasado sábado encajó su primera derrota de la temporada, dejando de ser el único equipo invicto en el grupo de la categoría regional juvenil. Su verdugo fue el San Telmo, que le supera en la clasificación, llevándose los tres puntos del Seminario al fraguar su victoria en el segundo tiempo, ya que al descanso el marcador era de empate a cero.
Tras los colegiales se encuentra el Milan Academy, que no dio buenas sensaciones frente a La Charca, equipo que le superó, en la que es la cuarta derrota consecutiva de la presente campaña, habiendo caído en picado el conjunto milanista durante el presente mes de noviembre.
En la zona baja, el Bosco de Arévalo ocupa uno de los puestos de descenso después de haber sido derrotado por el Quintanar Palacio que se toma un respiro, un lugar por encima de los morañegos. Al descanso el choque señalaba un empate a uno –con el tanto arevalense obra de Mario– y en la segunda mitad vinieron los goles del triunfo segoviano que se aprovecharon del mal juego y la apatía visitante (ver crónica del partido).