Cartel del partido
El Real Ávila buscará en la tarde del sábado en la burgalesa Ciudad Deportiva de Castañares (16:00 h.) poner fin a la racha de dos derrotas consecutivas a domicilio, a costa del Burgos Promesas 2000, un equipo recién ascendido a la Tercera División, donde ocupa el puesto 13º pero a un punto del descenso.

El partido es un reto para los abulenses, que saltarán al terreno de juego con la intención de romper la reciente estadística negativa a domicilio. El rival que tendrán enfrente lleva una dinámica incierta e irregular, ya que de los 24 puntos posibles en casa, únicamente ha sumado diez. Tras descansar la jornada anterior, en su último partido jugado perdió por 0-1 con el Real Valladolid B.

José Luis Diezma, técnico encarnado, no podrá disponer del sancionado Toño por acumulación de amonestaciones, ni de Ricardo, Javi y Tirso que siguen lesionados. Sin embargo, recupera a Emilio que cuenta con el alta médica e irá en la convocatoria, si bien su presencia sobre el terreno de juego podría ser muy precipitada por haber estado dos meses inactivo.
Ni que decir tiene que la posible alineación abulense estará formada por Félix bajo palos; en la defensa José María por la derecha y Josito por la izquierda, con Trujillo y David Franco en el centro; la media integrada por Iván Cabezudo, Jaime y Piru; y la tradicional tripleta de ataque que conforman Peña, Gustavo y Pito.

El duelo es inédito, ya que Real Ávila y Burgos Promesas no se han enfrentado nunca en Tercera División. El anfitrión anaranjado cuenta con muchos jugadores de cantera, habiéndose reforzado para su primera aventura en categoría nacional con varios jugadores del Racing Lermeño como el defensa Mena, los centrocampistas Gallo y Sergio y el delantero Sagrado.

En el Burgos Promesas que dirige Diego Rojas, estará la plantilla al completo salvo el defensa Jaime, convaleciente de una lesión.