@deportesavila / Este fin de semana se celebra la vigesimoquinta edición del Rallye Diputación de Ávila, una prueba en la que trazados míticos como El Boquerón o Arrebatacapas tendrán todo el protagonismo y que además, puede dejar sentenciado el Campeonato de Castilla y León de Rallyes 2018.

El rallye comenzará a primera hora del sábado 20 de octubre con las verificaciones administrativas y técnicas previas que tendrán como escenario las inmediaciones del Bar Restaurante El Pórtico de la capital abulense. Una vez cumplidas esas actividades se procederá a la salida del rallye, junto a El Pórtico en el cruce de la Avenida Juan Carlos I y la calle de Castilla y León, a partir de las 13:30. Desde ahí los coches deberán dirigirse a hacia una breve asistencia en el parking junto a la Plaza de Toros y el Estadio Adolfo Suárez.

Después, los equipos afrontarán el primer tramo de la jornada, El Boquerón-San Bartolomé de Pinares, de algo más de 15 km., que arrancará a las 14:13 desde el km. 5,870 de la carretera AV-503 y que acaba justo antes de entrar en el casco urbano de “San Bartolo”. Prácticamente a la salida de esa misma localidad estará instalada la salida del TC2, otro nombre mítico, Arrebatacapas o San Bartolomé-Cebreros, en su trazado más tradicional, aunque perdiendo unos cientos de metros al final por motivos de seguridad, que nos dejará 16 km. después en las inmediaciones de Cebreros. Este tramo tiene previsto su inicio a las 14:34.

Nada más terminar Arrebatacapas, entrarán en el parque de asistencia de la carretera de Villacastín, antes de enfrentarse a la segunda sección del rallye que será una repetición de la primera. Volveremos a ver a los coches pasar por El Boquerón-San Bartolomé a partir de las 16:21 para cerrar con San Bartolomé-Cebreros, a las 16:42. Nueva asistencia y acabaremos este sábado maratoniano con una tercera pasada a esos mismos tramos en horarios de 18:29 y 18:50, respectivamente.

Parque cerrado en Cebreros

La noche del sábado al domingo la pasarán los coches en régimen de parque cerrado en el descampado del Camino de las Alonsas, de Cebreros.

Como viene siendo habitual, el Rallye Diputación de Ávila se disputará en dos etapas formando la parte dominical dos secciones que recorrerán los mismos tramos de la tarde del sábado, pero esta vez en sentido contrario.

Los coches irán abandonando el parque cerrado nocturno a partir de las 10 de la mañana para dirigirse a la carretera de Villacastín para disfrutar de una breve asistencia, prólogo a la verdadera competición que comenzará con la disputa de Arrebatacapas-San Bartolomé a las 10:21.

Veinticuatro minutos después viviremos la primera pasada por San Bartolomé-El Boquerón. Habrá que volver por última vez a Cebreros para pasar por el parque de trabajo y lanzarse a por la última sección, repetición de la anterior. Esos dos últimos tramos se correrán a las 12:29 y 12:53.

La meta de la última pasada por San Bartolomé-El Boquerón nos dejará muy cerquita de la capital abulense, a donde deberán dirigirse los vehículos para tomar meta a partir de las dos de la tarde en el mismo lugar del que tomaron la salida más de veinticuatro horas antes, el Bar Restaurante El Pórtico.

31 vehículos, con Daniel Marbán como favorito 

Casi 153 kilómetros de competición pura, en un rallye con un total de 350, moviéndose en un gran porcentaje de casi el 44% de tramos cronometrados.

En cuanto a la participación, 31 equipos han formalizado su inscripción en el rallye, aunque si de favoritos hablamos hay que referirse obligatoriamente al madrileño Daniel Marbán, que cuenta por victorias sus participaciones en la prueba abulense. En esta ocasión estará acompañado a la derecha por Vanessa Valle y, además intercambiará montura con su padre. Dani usará el potente Ford Fiesta R5, mientras que su progenitor José, que contará con Víctor Ferrero a las notas, estará a los mandos del ágil Lotus Exige.

Intentando que no se cumplan los pronósticos Ángel Domenech y Ramón López exprimirán al máximo su Mitsubishi Evo IX, al igual que harán los dos espectaculares GT´s presentes en el rallye, el Ferrari 360 de Javier Jiménez y Francisco Javier Navarrete, y el Porsche GT3 de Juan José Abia y Alfredo Álvarez.

Si nos centramos en la lucha por el Campeonato de Castilla y León, la no comparecencia de Emilio Álvarez en el Rallye de Ávila, para el que todavía contaba con opciones, aunque escasas, deja el título en manos de los abulenses Manuel Berrón y Cristina Dimas. Aún sin puntuar podrían convertirse en los nuevos campeones regionales.