@deportesavila / Después de empatar a uno con el Racing Lermeño, rompiendo una racha negativa de tres derrotas consecutivas, el Bosco de Arévalo se enfrenta este sábado al Villamuriel, equipo que está situado en séptima posición y que no se juega nada en el envite, dada su privilegiada situación en la tabla clasificatoria.

El pasado fin de semana, el equipo morañego sumaba un punto en casa en un partido donde los goles llegaron al final, siendo Seidán el autor del tanto local. Restan seis jornadas para la conclusión del campeonato en el grupo A de la Primera División Regional de Aficionados y la situación del Bosco es como farolillo rojo, con tan solo 11 puntos, a diez de la salvación.

Matemáticamente los de Jordi aún no están descendidos y mientras hay vida hay esperanza. Pelearán en Villamuriel por los tres puntos para seguir la lucha por la difícil permanencia pese a estar con el agua al cuello. Confianza no les faltará tras alcanzar un empate frente al décimo clasificado. Ahora se miden a un equipo que ha perdido 16 puntos como local y que será un difícil obstáculo para los visitantes.

El Bosco, que cayó goleado en la primera vuelta ante el conjunto palentino por 0-4, tendrá la baja de Seidán, sancionado con un encuentro por cumplir ciclo de cinco amonestaciones.

VILLAMURIEL – BOSCO DE ARÉVALO

Sábado 13 de abril de 2019

Hora: 17,00

Campo: Rafael Vázquez Sedano (Villamuriel de Cerrato)

Árbitro: Guillermo García Presa

Asistentes: Pablo Sarmiento García y Víctor Álvarez Gómez