Ángel G. Alameda / El Real Ávila se crece ante los más fuertes. Lo volvió a demostrar derrotando al líder Zamora que llegaba invicto al Adolfo Suárez donde habían caído antes equipos como el Numancia B, Palencia Cristo Atlético, Segoviana y Astorga y solo pudo empatar la Arandina.

Unas victorias de mérito pero que no permiten al conjunto encarnado estar cerca de la zona de play off porque son doce los puntos que le separan de la cuarta plaza. Lástima la pérdida de puntos con equipos de la parte baja que valen lo mismo y que han situado en tierra de nadie a los de Jonathan Prado. El éxito de ser el que puso fin a la inmaculada trayectoria de los zamoranos -más de un año sin perder-, con récords de números, ha llegado en el momento en que los de David Movilla llevan encadenada su peor racha al haber sumado únicamente tres puntos de dieciséis posibles.

Fue suficiente al Real Ávila el gol que anotaba el último en llegar a la plantilla, Domingo, cuando se estaba a punto de llegar al descanso para que el Zamora sufriera su primera derrota, justa porque el todopoderoso líder no demostró esa condición por el fútbol desplegado sobre el campo, por su ineficacia ante la portería defendida por Alberto y porque fueron inferiores a los locales, cuyo marcador pudo ser algo más abultado.

Había comentado Prado que iba a hacer rotaciones en el equipo. Respecto al equipo titular que perdió con el Numancia B se quedaban fuera Llorián, Sergio Rivera y Manu Moreira, saliendo en su lugar Rafa Álvarez, Domingo y Jorge Sánchez. Un once competitivo para plantar cara al más potente rival que le podía tocar.

Salieron decididos a no dejarse sorprender los futbolistas locales. Dominaban y controlaban el choque y además se anticipaban a los zamoranos en la disputa del balón. Bien es verdad que no constituían un serio peligro pero al menos no permitían crearlo al rival. Javi de Mesa trataba de ser incisivo por la banda izquierda pero las jugadas no se finalizaban con acierto. Hasta que vino el gol del triunfo a la salida de un córner mediante un preciso remate de cabeza de Domingo que se comió el guardameta Mapisa tras una mala salida. Poco después el árbitro decretaba el descanso.

Regresaron los equipos de los vestuarios y el Zamora lo hacía con la intención de empatar al menos la contienda. Lo intentó pero sin sacar fruto porque el Real Ávila maniataba bien al rival cuya pólvora estaba mojada. Así, a los cinco minutos de la reanudación Juanan remataba de cabeza fuera rozando el poste derecho del marco abulense. Luego Valentín fallaba estrepitosamente en la boca de gol el que hubiera sido el tanto de la igualada.

Por eso y cuando se había cumplido la hora de juego, el entrenador visitante decidió hacer tres cambios al mismo tiempo. Su pretensión era virar la mala dinámica de su equipo y ser más ofensivo. No le dieron resultado, mientras que el Real Ávila pudo haber sentenciado con un cabezazo de Garretas que se marchaba rozando el larguero del Zamora, que apretó en el tramo final pero sin conseguir su objetivo de batir la portería de Alberto porque los locales supieron defenderse bien de las acometidas visitantes.

Jonathan Prado: “A un único partido somos iguales que el resto

Una victoria importante para nosotros para quitarnos el mal sabor de boca de Soria”, señala el míster encarnado, añadiendo que en la liga han sido competitivos con equipos de la parte alta, no así con los de la zona baja. Considera que por el estado del campo “hay jugadores que no pueden explotar del todo” y por eso su estilo es acorde a las condiciones en las que se encuentra el terreno de juego. “Hay rivales que se adaptan y a otros les ha costado”, indicando que “el Zamora ha tenido sus llegadas y es un equipo competitivo que puede hacer tres cambios en el mismo minuto para cambiar el ritmo del partido”, pero el Real Ávila “ha sabido maniatarle y cerrar el partido desde la defensa”. “Hemos sabido sufrir y dormir el partido cuando ha hecho falta. Con esta victoria queremos seguir andando para arriba”.

Domingo: “Pienso que aún tenemos posibilidades de disputar el play off

El ex de la Gimnástica Segoviana estima que el Real Ávila puede aún jugar el play off pese a que “ahora parece que está muy lejos”. Para ello considera que “hay que intentar competir mejor y ganar un par de partidos fuera de casa”. Sobre su actuación opina que “no se puede pedir más” al salir como titular y anotar el gol de la victoria a un equipo que “te exige mucho” y que hasta ahora no había perdido. Previamente a marcar el centrocampista observó que el portero contrario había tenido un par de salidas donde arriesgaba.

FICHA TÉCNICA:

1 Real Ávila: Alberto, Sito Cruz, Edu López, Garretas, Rafa Álvarez (Llorián, m. 83), Peli, Rubén Ramiro, Domingo, Calderón (Manu Moreira, m. 70), Javi de Mesa y Jorge Sánchez (Sergio Rivera, m. 70).

0 Zamora: Mapisa, Carlos Parra, Coque (Raúl Álvarez, m. 61), Asiel, Iñigo Piña (Guille, m. 61), Juanan, Dani Hernández, Garbán (Vallejo, m. 61), Valentín, Carlos Ramos y Rubiato.

Gol: 1-0 (Domingo, m. 42).

Árbitro: Jorge Lorenzo Torres (Salamanca), asistido en las bandas por Alonso de la Peña Perelétegui y Plamen Soychev Vasilev. Mostró tarjetas amarillas a los locales Edu López, Calderón, Domingo y Llorián, así como al preparador físico Sergio Magro y al delegado Antonio Vilela. Por parte visitante fue amonestado Iñigo Piña.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la vigésimo octava jornada del Grupo VIII de Tercera División, disputado en el estadio Adolfo Suárez con asistencia de unos 700 espectadores, de los que un centenar eran seguidores del Zamora. En el descanso se presentaron los equipos de la cantera del Real Ávila.