@deportesavila / El Real Ávila ha comenzado la semana de tres partidos con éxito al adjudicarse sin demasiadas complicaciones el triunfo sobre el filial del Mirandés, cayendo desgraciadamente lesionados Diego Ortiz y Rubo. Los tres puntos obtenidos fueron lo mejor de un choque que se decidió con un gol en la primera parte de Cristo y dos en la segunda, de Peli de penalti y de Rubo.

El Adolfo Suárez acogía un duelo accesible para los de Jonathan Prado por la situación del contendiente en la clasificación, que llegaba como penúltimo clasificado e inédito en victorias. El entrenador local introducía un par de cambios respecto al once que cayó en Zamora. Damián daba paso en el lateral izquierdo al juvenil Corozo, mientras que en lugar de Manu Moreira saltaba Diego Ortiz.

El equipo abulense sabía que no podía ceder más puntos para no incrementar más su desventaja respecto a los cuatro primeros. Para su fortuna se encontró con un Mirandés animoso pero inoperante, con varios errores defensivos que supieron aprovechar los anfitriones. Aunque al poco de comenzar se llevasen un susto. A punto estuvieron de encontrarse con un 0-1 sino hubiera sido porque Sito Cruz metía la pierna para desviar a córner el balón que conducía Molpe, que iba derecho hacia el interior de la portería.

Diego Ortiz llevaba nueve minutos sobre el terreno de juego tras haber reaparecido después de una lesión. No pudo estar más sobre el tapete porque de nuevo el infortunio se apoderaba del cántabro, quien tenía que marcharse por una rotura de fibras del recto anterior. Salía por él Manu Moreira, que pasaba a la banda derecha y Cristo se situaba en la mediapunta. Eran precisamente estos dos jugadores los que protagonizarían el primer gol, ocurrido en el ecuador de la primera parte, obra del paraguayo, que se estrenaba como artillero encarnado.

Un centro preciso por la derecha de Manu Moreira lo recibía en el área Cristo, quien remataba certeramente de cabeza la asistencia de su compañero para materializar el 1-0. Nada pudo hacer el guardameta mirandesista Alberto, cuyas acertadas intervenciones a lo largo del encuentro evitaron mayor número de goles. Al descanso solo ondeaba en el marcador la mínima ventaja local.

El Real Ávila quiso sentenciar tras la salida de vestuarios. Tuvo un par de ocasiones. La primera cuando robaba el balón Jorge Sánchez que pasó a Rubo con ganas de definir, pero el portero visitante atajaba el peligro. Y la segunda con Manu Moreira estrellando el balón en el poste. Solo habían transcurrido ocho minutos desde la reanudación y el entrenador encarnado decidía sustituir a Cristo por Peli, quien reaparecía tras varias semanas de ausencia por lesión. Quería reforzar el centro del campo donde la pelota la controlaba el Mirandés B, cuyo delantero Iván estuvo cerca de marcar a la hora de juego.

Lo intentaba Javi de Mesa en el 70’ desde la frontal con un disparo que el portero rojillo enviaba a saque de esquina. Justamente un minuto después a Mesa le derribaba Zunzu en el área. Tomaba la responsabilidad de lanzar la pena máxima Peli y lo tiraba con acierto para subir el 2-0. No tardaría mucho en llegar el tercero, obra de Rubo cogiendo un balón en el área ante la indecisión de la defensa visitante.

El delantero, autor de cuatro tantos en lo que va de temporada, no pudo disfrutar demasiado en el campo al caerse minutos más tarde y verse afectado un hombro por una posible luxación de clavícula. Ocupaba su lugar Mayorga, que debutaba tras haber estado en el dique seco desde el final de la campaña anterior cuando se lesionó en la preparación con la selección de Castilla y León UEFA.

Demasiadas lesiones para un equipo que finalizaba el choque sumando los tres puntos y encadenando la tercera victoria seguida en casa, quedándole como asignatura pendiente los desplazamientos, que podría aprobar el próximo miércoles 9 de octubre en La Virgen del Camino.

Jonathan Prado: “Contentos con la victoria

El entrenador del Real Ávila entendía que su equipo no había dominado siempre el partido debido a un buen número de pérdidas de balón, que han generado contras del Mirandés B, quien en el primer tiempo les podría haber hecho algún gol. Consideraba que habían estado solventes en cuanto al resultado”, pero “espesos” en determinadas fases del juego. “En la segunda parte hemos estado mejor. Con la introducción de un hombre en el centro del campo, que es donde estaba el problema, hemos mejorado y tenido la suerte de que dos acciones puntuales las hemos aprovechado”.

FICHA TÉCNICA:

3 Real Ávila: Alberto, Sito Cruz, Corozo, Oli, Llorián, Sergio Rivera, Cristo (Peli, m. 53), Jorge Sánchez, Rubo (Mayorga, m. 83), Javi de Mesa y Diego Ortiz (Manu Moreira, m. 9).

0 Mirandés B: Alberto, Santa, Jonay, Toni, Ebuka, Hassan (Estéfano, m. 46), Lucas (Zunzu, m. 65), Molpe (Eneko, m. 88), Iván, Keita y Santo.

Goles: 1-0 (Cristo), 2-0 (Peli de penalti, m. 72), 3-0 (Rubo, m. 75).

Árbitro: David García de la Loma (Palencia), asistido en las bandas por Luis Quirce Moras y Jorge Salvador Ruiz. Mostró tarjetas amarillas a los locales Sergio Rivera, Cristo, Alberto y Mayorga; y a los visitantes Zunzu y Estéfano.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la novena jornada del Grupo VIII de Tercera División, disputado en el estadio Adolfo Suárez, con asistencia de unos 250 espectadores.