Ángel G. Alameda / El Real Ávila protagonizará en la tarde del domingo un partido frente al Bupolsa que es trascendental para sus aspiraciones. Tras el empate en el clásico con la Segoviana y cuando resta un tercio de la competición, los encarnados están obligados a sumar los tres puntos para no decir adiós a las opciones de lograr alcanzar la cuarta posición.

El equipo abulense se encuentra a seis puntos del Numancia B, que cuenta con un partido menos. Perder en Burgos supondría quedarse demasiado alejado de los sorianos. Además, el Real Ávila debe reivindicarse a domicilio porque ha cedido muchos puntos lejos del Adolfo Suárez. No vence fuera desde que en el pasado mes de diciembre lo hiciese en Santa Marta de Tormes. En lo que va de año no conoce el triunfo como visitante, con dos empates, ante Burgos Promesas y Tordesillas y una derrota frente al Numancia B.

Conseguir generar el mayor número de ocasiones para poder tener mayor porcentaje de gol”, es la pretensión de Jonathan Prado, que va a la capital del Cid “con muchas ganas de ganar y de mejorar, sobre todo en la fase ofensiva del juego, donde aún no terminamos de ser competitivos”. Reconoce el entrenador encarnado que “somos verticales hasta un cierto punto del campo y luego el equipo se convierte en horizontal y no vuelve a tener la verticalidad”. Pretende “seguir dando importancia al trabajo colectivo en defensa que nos está llevando a meternos en la zona de arriba de la clasificación”.

Sobre el Bupolsa, Prado estima que “el rival ha mejorado mucho en el colectivo a nivel defensivo. Es difícil hacerles gol, aunque tampoco genera muchas ocasiones. Vive mucho del contraataque y de su delantero Guti, con jugadores con experiencia en la línea de tres cuartos para llevar el tempo del partido. El cambio de entrenador en la primera vuelta les ha dado el salto que les podía faltar al principio”.

Un equipo de la parte baja de la clasificación que está luchando por no descender como es el Bupolsa, “en la primera vuelta con poco nos sacó los tres puntos”, recuerda el míster vallisoletano de uno de los dos partidos que el Real Ávila ha perdido en casa esta temporada. En la séptima jornada el equipo burgalés se llevaba la victoria por un solitario gol marcado por Diego en la segunda parte.

A Jonathan Prado le preocupa el campo de césped artificial donde juega el rival que “tiene la particularidad de que es más ancho que cualquiera, lo que nos puede facilitar las cosas para llegar a la zona de finalización, pero reducirle el largo facilita que haya menos espacios a las espaldas de las defensas y que los porteros puedan tener mejor cobertura”.

El técnico del Real Ávila tendrá tres bajas. No estará Rubén Ramiro, del que se prevé su ausencia entre dos y tres semanas. Tampoco será de la partida Obispo por precaución, continuando lesionado Issa.

BUPOLSA – REAL ÁVILA

Domingo 24 de febrero de 2019

Hora: 16,15

Campo: San Amaro (Burgos)

Árbitro: Julián Calvo Antolín (Palencia)

Asistentes: Edgar Sánchez Esteban y Héctor Calvo Antolín