Ángel G. Alameda / Nueva decepción del Real Ávila que sumaba su quinto empate sin goles de las seis últimas jornadas, en las que si bien no ha recibido un gol en contra, solo ha sido capaz de marcar uno. Cuando tras los resultados habidos el sábado se le había puesto la situación favorable para seguir optando a la cuarta plaza, el pinchazo encarnado ante el Briviesca le deja cada vez más lejos de esa aspiración, que ya puede considerarse una quimera.

El equipo entrenado por Jonathan Prado no estuvo a la altura que las circunstancias requerían, siendo protagonista de un partido soporífero, de los que desde luego no animan a volver al Adolfo Suárez. Ante un contrario a priori propicio para quedarse con los tres puntos, no supo aprovechar la oportunidad que se le presentaba porque los encarnados son incapaces de marcar al mismísimo arco iris.

Dentro de la inanición general del choque, el Real Ávila dispuso de varias ocasiones de marcar, pero ni por esas. Con Ivan Vila como inefectivo delantero centro, la actuación del entrenador en la disposición de los cambios a lo largo del encuentro fue objeto de críticas por parte de la grada, que no comprendía como no arriesgaba introduciendo a algún jugador de vertiente ofensiva en detrimento de un defensor. El conservadurismo cuando está en juego una victoria decisiva no fue comprendido por los aficionados y más cuando el rival que está enfrente es uno de los últimos clasificados. Así, los guardametas fueron espectadores de lujo, sin apenas intervenir.

En la que ha sido la tercera comparecencia consecutiva en casa sin ganar, el cuadro abulense pudo haber abierto la lata cuando se habían superado los diez minutos de juego. Una internada de Edu da lugar a un centro al área. Allí Iván Vila remató fuera cuando tenía bastantes pronunciamientos favorables para anotar. Luego Javi de Mesa dispuso de un par de oportunidades, la primera al recibir el balón de Mayorga que se había ido de su marcador y que terminó con un disparo a la red, y la segunda que igualmente se iba fuera tras un preciso pase de Sergio Ramos.

Una vez rebasado el descanso, el protagonista fue Diego Ortiz que probó dos veces sin éxito el gol. También lo intentaría Mayorga con disparo raso tras rechace del guardameta a un tiro de Iván Vila, que después era sustituido por Juli. En el bando visitante Pablo se plantó solo ante Alberto y menos mal que Oli llegó a tiempo para dificultar el disparo del burgalés, cuyo equipo quedaba satisfecho con el empate que reinaba en el marcador al final de los noventa minutos.

Jonathan Prado: “Nos vamos muy decepcionados

Somos el Real Ávila y por prestigio tenemos que salir a ganar los nueve partidos que quedan, independientemente de que luego no se ganen”, comentaba el míster, que respecto a la falta de gol de su equipo consideraba que habían llegado al área, pero en las ocasiones habidas, “unas por mala ejecución técnica y otras por mala selección”, no han cristalizado. Estimaba que el Real Ávila en la primera parte había hecho “lo que queríamos” y en la segunda mitad “nos ha faltado una mayor alternancia por dentro”. A partir del martes su intención es levantar la cabeza de los jugadores “porque hay que jugar en La Bañeza e iremos a ganarle”.

FICHA TÉCNICA:

0 Real Ávila: Alberto, Edu (Obispo, m. 70), Sergio Nieto, Oli, Llorián, Peli (Toni Miguel, m. 77), Mayorga, Sergio Ramos, Iván Vila (Juli, m. 67), Javi de Mesa y Diego Ortiz.

 

0 Briviesca: Marco, Saúl, Canelo, Pibe, Cristian, Mena, Soto (Aner, m. 83), Sedano (Alberto, m. 72), Juampa, Pablo (Alvarito, m.88) y Espinosa.

Árbitro: Daniel Gómez Esteban (Zamora). Mostró tarjetas amarillas a los locales Llorián, Oli, Diego Ortiz y Johan; y a los visitantes Pablo y Marco.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la vigésimo novena jornada del grupo VIII de Tercera División, disputado en el estadio Adolfo Suárez, con asistencia de unos 300 espectadores.