Ángel G. Alameda / De nada sirvieron las tentativas del Real Ávila por perforar la portería de una Arandina que fue más efectiva y que con dos goles en el primer tiempo de Ruba y Rubiato desarboló al cuadro local, donde volvió el fantasma de la falta de gol, anotando su único tanto por parte del reaparecido Rubén Ramiro, de penalti y en el tiempo de descuento.

La ilusión de poder alcanzar la cuarta plaza para disputar la fase de ascenso a Segunda División B se desvanece tras esta derrota, cuando restan tan solo cuatro partidos para la conclusión, o lo que es lo mismo doce puntos en juego, siendo nueve los que ostenta el Astorga, ocupante del último lugar que da derecho a jugar el play off.

El Real Ávila hacía un cambio respecto la alineación inicial con la que había ganado al Júpiter Leonés en la anterior jornada. Se quedaba en el banquillo Obispo, bajando Edu al lateral derecho de la defensa y entrando arriba en esta banda Mayorga. Enfrente un equipo muy sólido que no podía permitirse ningún error porque está luchando con el Zamora y la Segoviana por ser campeón. Sin duda, los tres mejores del grupo VIII de Tercera División.

Durante los primeros minutos se vio a una Arandina que maniataba al Real Ávila en su propósito de llegar con peligro al área visitante. El que lo mostraba a los 17 minutos era el conjunto de Javier Álvarez de los Mozos cuando un disparo de Ruba pegaba en Llorián y estaba a punto de entrar en el marco abulense, saliendo el balón rozando la base del poste derecho.

Cumplidos los veinte minutos del primer período vendría el primer gol arandino. Un error defensivo encarnado provoca una mala salida de Alberto, que aprovecha Ruba para establecer el 0-1. Poco después el árbitro anularía el que hubiera sido el segundo de la Arandina por fuera de juego de Fer Rubio.

Con el marcador en contra, el Real Ávila buscaba la igualada, pero sin acierto en sus aproximaciones al área. Un disparo envenenado de Peli lo atrapaba Carmona. Otro de Javi de Mesa, tras jugada personal, se iba alto. Los locales no tenían capacidad para castigar a su rival, sin llegar a comprometer la portería burgalesa.

La Arandina percibía que su anfitrión tenía muchas dificultades para superarla. Se cobró de ello con el 0-2, obtenido por Rubiato, quejándose los jugadores encarnados de que se había producido previamente una falta de Piña a Alberto, hecho que facilitó que el balón se quedase a los pies del delantero. Quedaba un minuto para el descanso y el resultado era contundentemente favorable para el equipo visitante.

Al inicio del segundo período, el Real Ávila quiso darle un impulso a su juego ofensivo incorporando a Iván Vila en lugar de Mayorga. Caía a la derecha Diego Ortiz y se quedaba arriba Juli, por detrás del recién entrado en el terreno de juego. Con ello trataba de aumentar las revoluciones del partido y lo probaba con un disparo alto de Peli y otro de Diego Ortiz viniendo desde atrás para lanzar el esférico fuera desde el punto de penalti tras ser asistido por Javi de Mesa.

El gol se encontraba difícil para las huestes abulenses, mientras que en las arandinas, tras resbalar Llorián, Alberto se veía obligado a meter el puño para evitar el remate de cabeza de Rubiato, que acto seguido pegaba el balón por fuera, cerca de la cruceta. Rondaba el tercer gol el equipo visitante, mientras que en el Ávila el único que probaba suerte era Juli con un disparo alto.

Según pasaban los minutos, la Arandina trataba de rematar a los de Jonatan Prado y disponía de diferentes ocasiones. Andrés, solo casi en la línea de gol, mandaba la pelota a las nubes. Rubiato remataba de cabeza alto el saque de una falta de Asier Barahona, quien luego en el saque de una falta desde lejos obligaba a Alberto a realizar una gran parada. Y Adeva cabeceaba alto.

El gol del honor del Real Ávila se produjo en la prolongación, con el tiempo reglamentario ya cumplido. Piña comete penalti sobre Peli al derribarlo dentro del área. La pena máxima la lanza Rubén Ramiro, que había salido antes en lugar de Edu. El madrileño la transforma. No hubo tiempo para más y se cerraba el partido con un resultado desfavorable para el cuadro encarnado.

Jonathan Prado: “Hasta el gol el partido ha estado bastante equilibrado

Aunque no estábamos finalizando, sí estábamos llegando al área ante un equipo que encaja muy poco, sólido, con jugadores con personalidad y que controlan el partido. Hemos perdido cinco puntos con ellos a balón parado. La liga acaba el 19 de mayo y nuestro objetivo es pasar de los 70 puntos. El escudo lo tenemos que respetar y ganar todo de aquí a final de temporada. Tenemos que ser profesionales en el último mes de competición. Va a ser difícil quedar mejor clasificado porque hay equipos por delante que no fallan”.

Rubén Ramiro: “Es bonito volver después de dos meses parado

Contar con minutos y volver a coger fondo físico es lo más importante. Hemos tenido opciones y hemos luchado. El equipo ha dado buena imagen. Es una pena la derrota porque hoy teníamos que ganar sí o sí. He pedido tirar el penalti porque el próximo partido estoy sancionado por acumulación de tarjetas. Está difícil clasificarse para el play off aunque todavía quedan cuatro jornadas.

FICHA TÉCNICA:

1 Real Ávila: Alberto (Edu, m. 77), Sergio Nieto, Garretas (Obispo, m. 79), Llorián, Peli, Mayorga (Iván Vila, m. 46), Sergio Ramos, Juli, Javi de Mesa y Diego Ortiz.

2 Arandina: Carmona, Plaza, Paris, Piña, Óscar, Fer Rubio, Ruba (Marcos, m. 89), Andrés, Rubiato, Rodri (Asier Barahona, m. 61) y Nacho (Adeva, m. 76).

Goles: 0-1 (Ruba, m. 20), 0-2 (Rubiato, m. 44), 1-2 (Rubén Ramiro de penalti, m. 92).

Árbitro: Víctor Laín Pérez (Soria), asistido en las bandas por Cristian Gómez Álvarez y Víctor Romera Hernández. Mostró tarjetas amarillas a los locales Alberto, Llorián, Garretas, Rubén Ramiro y Sergio Nieto; y al visitante Plaza.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la trigésimo cuarta jornada del grupo VIII de Tercera División, disputado en el estadio Adolfo Suárez, con asistencia de unos 450 espectadores.