Ángel G. Alameda / El Real Ávila dio por concluida la temporada imponiéndose por tres goles a uno en el Adolfo Suárez, a un Santa Marta que como el equipo abulense no se jugaba nada, en el único partido del grupo VIII que se disputaba en la jornada del sábado.

El conjunto encarnado ya tenía asegurado el sexto puesto en la clasificación definitiva, mientras que el salmantino llegaba con la permanencia en la categoría asegurada. De ese modo, no había ninguna cuenta pendiente y ambos contendientes eran conocedores de que el choque no tenía más transcendencia que los tres puntos en juego.

El que salió con intenciones de mandar y dominar fue el Real Ávila, que presentaba un once inicial donde la única novedad respecto al equipo que perdió en la jornada anterior en Almazán era la vuelta al eje de la defensa del capitán Llorián, cumplido el partido de sanción que sobre él había recaído, en detrimento de Obispo que se quedaba en el banquillo.

A los 5 minutos Juli estuvo a punto de inaugurar el marcador, recogiendo un balón en el área y debido a su titubeo un defensa logró que el balón terminase en saque de esquina. Era la primera tentativa local de ponerse por delante cuanto antes, con llegadas hacia la portería contraria como la que hizo Javi de Mesa a los 20 minutos recorriendo su parcela izquierda y obligando a que el meta Félix tuviera que intervenir para forzar un córner. Sacado el mismo, Llorián cogía el balón y lo introducía en el marco salmantino para poner por delante a su equipo con el 1-0.

Quería ampliar de forma rápida el Real Ávila su mínima ventaja. Rebasado el ecuador del primer tiempo, Raúl Arroyo robaba el esférico cerca de la media luna del área del Santa Marta y lo pasaba a Juli cuyo remate se marchó fuera por poco. Sin embargo, poco después el conjunto charro conseguía empatar. Dispara Montes y repelía Johan sin atrapar la pelota. Nam, atento al rechace la cogía y la ponía dentro de la red, fuera del alcance del guardameta encarnado.

Con el 1-1, los de Jonathan Prado volvían al inicio, pero ahora con un rival que se veía con posibilidades de sorprender al anfitrión. Se produjo un magnífico pase entre líneas de Peli a Juli cuyo remate el portero visitante lo mandó a córner cuando llevaba todo el marchamo de gol. En el marco contrario, un remate de cabeza de Lerma desde el punto de penalti estuvo a punto de entrar en la meta abulense.

El asueto llegaba con tablas, un resultado que no convencía al Real Avila, quien salía muy decidido en el segundo tiempo. Prueba de ello es que a los tres minutos de la reanudación deshacía la igualada Sergio Ramos con el 2-1, después de un centro por la derecha de Edu que remataba Javi de Mesa y no lograba atrapar el portero charro. Metía el pie Sergio Ramos, para introducir la pelota dentro de los tres palos visitantes.

El arreón local conseguía más frutos, porque cinco minutos más tarde de desnivelar la balanza, Juli subía el 3-1 al marcador tras recibir el centro de Edu que se había internado por la derecha en una meritoria actuación. Fue el último tanto de la tarde, aunque hubo un par de ocasiones más para el Real Ávila que no cuajaron. En una se la quitaron a Sergio Ramos por parte de un defensor que forzaba un saque de esquina cuando había recibido el pase de la muerte de Peli, metido en el área como consecuencia de una jugada personal. Y en otra era Edu el protagonista al llegar al área y Montes impedir que terminara su accción despejando a córner.

FICHA TÉCNICA:

3 Real Ávila: Johan, Edu, Sergio Nieto (Obispo, m. 51), Oli, Llorián, Peli, Mayorga (Kamil, m. 70), Sergio Ramos, Juli (Iván Vila, m. 60), Javi de Mesa y Raúl Arroyo.

1 Santa Marta de Tormes: Félix, Silleros (Barbero, m. 75), Lucas, Lolo, Juan Pablo, Diego, Montes, Nam, Lerma, More y Aarón (José, m. 75).

Goles: 1-0 (Llorián, m. 20), 1-1 (Nam, m. 28), 2-1 (Sergio Ramos, m. 48), 3-1 (Juli, m. 53).

Árbitro: Alvaro Cuesta Revilla (Burgos), asistido en las bandas por Manuel Contín Gutiérrez y Ángel de Miguel Moral. Sin amonestaciones.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la trigésimo octava jornada del grupo VIII de Tercera División, disputado en el estadio Adolfo Suárez, con asistencia de unos 175 espectadores.