@deportesavila / El pasado fin de semana, el equipo de competición UCAV Racing Engineering corrió la segunda prueba del Campeonato de España de Rallys para Vehículos Históricos en el Rally de Asturias. El equipo de la Universidad Católica de Ávila (UCAV) corrió con los habituales Peugeot 309 Gti para Manuel Muniente y Manuel Vicente en velocidad; y Santiago Sánchez y Pedro López en Regularidad Sport a los que se unió el Ford Sierra Cosworth 4 x 4 de Asier Santamaría e Isaías Bringas.

En esta ocasión, el equipo universitario contó con tres alumnos de FP del Instituto Juan XXIII situado en La Serrada (Ávila), donde está ubicado el taller en el que los alumnos cursan las prácticas del Título de Experto en Ingeniería del Automóvil de Competición y preparan los coches para la competición.

Los alumnos se han integrado en las asistencias al igual que los alumnos del Grado de Ingeniería Mecánica y han contado con la supervisión de los profesores que han calificado la experiencia como “muy positiva”.

La prueba del Rally de Asturias contó con un tiempo excelente, por lo que, como ha reconocido el team principal del equipo, Jesús Garcés, se planteaba “una pelea muy intensa como así sucedió”. Desde el primer tramo Muniente y Vicente demostraron una excelente puesta a punto en la que marcaron tiempos entre los cinco primeros del Campeonato de Europa, y se consolidaron en segunda posición del nacional a tan solo 11 segundos del líder tras el primer paso por los dos tramos iniciales de la carrera denominados Cudillero y Rey Silo. 

Tras la primera asistencia del rally, se disputó la segunda pasada por Cudillero donde el equipo de la UCAV marcó el mejor tiempo absoluto del rally demostrando que tenía posibilidades de conseguir la victoria, pero fue en el enlace entre este tramo y el Rey Silo cuando la rotura de una pequeña pieza del cambio dañó el sensor de posición del volate motor y ocasionó la parada del motor. Tras conocer la información, el equipo se desplazó al lugar donde se encontraba el vehículo y solucionó el problema en 8 min. De esta forma, consiguió que el Peugeot 309 Gti completase el tramo con el segundo mejor tiempo, aunque el retraso acumulado impidió continuar al equipo después de una soberbia demostración eclipsando a toda la poderosa competencia.

Por su parte, en la categoría de Regularidad Sport, tanto Sánchez como Santamaría estuvieron peleando entre los cinco primeros con distancias muy estrechas entre ellos y consiguieron llegar a la parte final de la carrera en la que se aumentó la velocidad promedio. En esta parte, ambos equipos se descolgaron ligeramente terminando en sexta posición el Ford Sierra, y en novena el Peugeot 309 Gti.

Tras esta carrera, el vehículo de velocidad va a pasar por una “profunda revisión” y un “análisis de los problemas que llevaron a los de regularidad a la pérdida de posición en la parte final de la carrera”, según Garcés. A pesar de este inconveniente, una vez más “el equipo en global demostró un gran nivel tanto en las asistencia como en la pista, y sin duda los resultados van a llegar, y esperemos que sea en Avilés donde se disputará la próxima prueba y donde el equipo de la Universidad Católica de Ávila ya conquistó la victoria en 2016 y en 2017”.