Ángel G. Alameda / El Real Ávila recibe en la tarde del sábado al filial del Mirandés en el primero de los tres partidos que tendrá que afrontar en una semana. Porque el miércoles tendrá que desplazarse hasta La Virgen del Camino y el siguiente domingo ser el anfitrión de La Granja. Tres rivales aptos para sumar los nueve puntos que estarán en juego y así poder conjugar distancias con los puestos de playoff.

Tras la derrota en Zamora, que ha hecho situar al equipo abulense en la duodécima posición a siete puntos de la cuarta plaza -aunque con un partido menos-, el cuadro local está obligado a volver a la senda del triunfo. Para ello tendrán que poner toda la carne en el asador, entendiendo Jonathan Prado que sin presión alguna porque “es un partido más”. Señala el míster que “estamos capacitados para sacar el partido adelante”, confiando en tener “la misma dinámica” que en su última comparecencia en casa cuando superaron al Numancia B.

Apunta Prado que “se ha entrenado bien” y que el último traspiés no les ha afectado psicológicamente porque era algo que podía ocurrir. La clave para ganar se encuentra en ser un equipo “dominador de duelos, de disputas, agresivo arriba, que pueda recuperar y correr«. Respecto a tener que jugar tres partidos en nueve días indica que “hay que pensar en mañana” y lo que toca es el Mirandés B.

El entrenador del Real Ávila ya podrá contar con Peli y Diego Ortiz, recuperados de sus dolencias, dos piezas claves en el conjunto encarnado, donde seguirán ausentes Garretas, Rafa Álvarez y Rubén Ramiro. En el bando contrario, al menos tendrán la baja de Savane, sancionado con un partido.

El Mirandés B no conoce la victoria

El equipo visitante aún no ha estrenado su casillero de triunfos. Penúltimo clasificado, de 21 puntos posibles solo ha sumado tres, fruto de otros tantos empates, todos ellos a dos, en casa ante el Almazán y Becerril, y fuera en el campo del Real Burgos. Ha sido derrotado en cuatro partidos, siendo junto a La Bañeza el más goleado del Grupo VIII, con 18 tantos encajados, si bien ha materializado más goles que el Real Ávila, 10 los rojillos y 8 los encarnados.

Pese a su situación en la tabla, el Mirandés B, como todo filial, dispone de futbolistas con proyección que entrenan con el primer equipo de Segunda División A. Ascendido este año desde regional, está sufriendo las consecuencias del proceso de adaptación a la categoría.

En opinión de Prado, el conjunto mirandesista “es un equipo abierto que quiere ser protagonista con balón. Juega muy desplegado en campo abierto. Sin balón, hay que hacerle correr. La gente de arriba muchas veces desconecta y eso puede ser importante en las transiciones. En su ataque tiene jugadores interesantes que están haciendo goles y hay que neutralizarles al máximo”.

REAL ÁVILA - MIRANDÉS B
Sábado 5 de octubre de 2018
Hora: 17,00
Campo: Estadio Adolfo Suárez
Árbitro: David García de la Loma (Palencia)
Asistentes: Luis Quirce Moras y Jorge Salvador Díez