@deportesavila / Mediante un comunicado, el Real Burgos ha solicitado la dimisión del presidente de la Federación de Castilla y León de Fútbol (FCYLF), Marcelino Maté, y de todos sus directivos, al haber estimado el Tribunal del Deporte de Castilla y León (TDCYL) el recurso presentado por el Club Deportivo Palencia Balompié contra el acuerdo por el que el órgano federativo le expulsaba del grupo A de la Primera División Regional de Aficionados, declarando nulo este acuerdo.

La expulsión decretada por la FCYLF se basa en una deuda pendiente del Palencia con un tercero, pero que era exigida por la propia Federación, que dio un plazo al club para saldarla. Como no lo hizo, la FCYL decidió descender al Palencia a categoría provincial, incorporando en su lugar al Palencia 1929 para cubrir la vacante.

El club palentino presentó un recurso al TDCYL alegando que la FCYLF no había seguido procedimiento ordinario alguno, algo que advirtió a los clubes y a la propia FCYLF el 9 de agosto de 2018, así como de la nulidad de las resoluciones adoptadas en el grupo A, sin que obtuviera contestación ni resultado.

El TDCYL ha dado la razón al Palencia porque la FCYLF dictó una resolución “prescindiendo total y absolutamente del procedimiento legal establecido”, siendo causa de nulidad de pleno derecho. Además, la resolución federativa está firmada por el Secretario General de la FCYLF que “no tiene competencia alguna para dictar este tipo de resoluciones”.

El Real Burgos señala en su comunicado “la existencia de distintas irregularidades que son habituales en la FCYLF y que demuestran una vez más, la corrupción absoluta en todos los miembros que integran los órganos de gobierno de la FCYLF y que sólo son capaces de obedecer sin rechistar “la voz de su amo” incluso y a pesar de que con ello, se estén imponiendo de manera abusiva y disconforme a derecho sus decisiones, olvidándose de lo establecido en los reglamentos, en la Ley y en la CE y en perjuicio de los clubes”.

La resolución del Tribunal del Deporte, contra la que cabe recurso de reposición u optativamente recurso judicial contencioso-adminstrativo, podría implicar la nulidad absoluta de la competición y de todos los actos adoptados desde entonces.

Las consecuencias de la resolución provocarían la posible paralización y anulación de lo jugado en el grupo A de la regional de aficionados, donde militan los equipos abulenses del Colegios Diocesanos/UCAV y Bosco de Arévalo. El Real Burgos pide que se paralice “de inmediato la competición… para incluir en la misma al CD Palencia Balompié y volver a sortear el correspondiente calendario”, demandando que el presidente y directivos de la FCYLF paguen “los daños causados al resto de los equipos con su modo de actuar”.