@deportesavila / En fechas recientes el Deportivo Arenas hizo públicas sus protestas por no disponer de vestuarios donde cambiarse sus equipos en partidos celebrados en los campos de Sancti Spíritu de la capital abulense. Un problema que Rafael Quirós, delegado provincial de la Federación de Castilla y León de Fútbol, ha calificado como “un hecho puntual por coincidencia del calendario”. Sin embargo, según el club arenense no es la primera vez que ocurre.

A través de las redes sociales, el sábado 10 de noviembre el Deportivo Arenas denunciaba que “a 45’ de comenzar nuestro juvenil frente a la Zona Norte no disponemos de vestuario para cambiarse. Nos informan que hasta las 18:30 no tenemos. A la Federación de Castilla y León de Fútbol se le llena la boca de plazos ¡Esto es una vergüenza!”. Añadía después que “cuando las cosas empiezan mal, pues eso acaban mal. Exigiremos una explicación y responsabilidades por lo vivido hoy. Si a nosotros se nos exigen plazos, etc., que menos que un plazo de 1 hora con un vestuario”. Los equipos tuvieron que cambiarse en la calle “entre cacas y barro”.

El sábado 24 de noviembre, el Deportivo Arenas vuelve a alzar su voz manifestando que “con 6º de temperatura niños de entre 7 y 10 años no disponen de vestuario para cambiarse antes de la disputa del partido”. Algunos de los niños se cambiaron en el aseo de señoras y otros sentados en la acera de la calle.

Para más indignación me dice el conserje que no entiende como nos han hecho jugar por la tarde cuando el campo A ha estado vacío y sin partidos toda la mañana”, indica César Moreno, uno de los entrenadores del club arenense. Además el equipo cadete, que jugaba en el anexo 2 del Adolfo Suárez tuvo que cambiarse “en unos vestuarios que parecían una pocilga y que no se han podido duchar porque no tenían agua caliente”.

Ante estos hechos pregunta a la “Federación de fútbol de Ávila, ¿hasta cuando el fútbol provincial va a aguantar esto?”. El Deportivo Arenas había anunciado “que si en próximos partidos no disponemos de vestuarios antes de la disputa del encuentro y por supuesto para ducharse nos marcharemos sin disputar el encuentro y llegaremos hasta donde haga falta”.

El delegado provincial de fútbol justifica las incidencias producidas por la acumulación de dos partidos a la misma hora del mismo club, lo que “hizo bloquear el uso de vestuarios”. Ante la “acumulación de encuentros y el gran número de equipos”, “hay unos que tienen preferencia sobre otros”, indica.

A juicio de Quirós, “se podía haber previsto por parte del Colegios Diocesanos adelantar un cuarto de hora el inicio del partido, en vez de a las cuatro a las cuatro menos cuarto y así a las cinco y media teóricamente terminar el partido y haber media hora para ducharse y ocupar los vestuarios los equipos que tenían que celebrar los encuentros a continuación”. “Se tuvieron que cambiar fuera pero luego inmediatamente ocuparon los vestuarios y ya todo se desarrolló con normalidad”, manifiesta el delegado provincial.