@deportesavila / El pasado domingo se celebraba un partido de la regional femenina de fútbol, donde las abulenses de la Casa Social perdían por 1-2 ante el Capiscol burgalés. Sobre la actuación arbitral reflexiona la jugadora verdinegra Eva San Segundo, con el comentario que a continuaciones se recoge.

A veces hace falta ver para creer. Y otras veces, simplemente desearía tener los ojos cerrados o tapados. De verdad, hoy la afición no creía lo qué veía. ¿Cómo es posible que árbitros regionales tengan esa actitud con las jugadoras? 

Estoy segura de que si se tratara de un partido aficionado, regional o cualquier otra categoría con un poco de prestigio, pero que dicha categoría fuera masculina, el árbitro que nos ha arbitrado hoy hubiera salido escoltado por unos cuántos policías.

Es una auténtica vergüenza estar en casa y estar con las ansias de esperar el partido del fin de semana; y que esa ansia decaiga poco a poco cuando lees el nombre del árbitro principal y de uno de los asistentes. Pero aún esa ansia decae más cuando te encuentras frente a ellos dos, cara a cara y ver que, estando en casa, desearías estar fuera para que te piten, aunque sea un poco mejor.

Pero aún así, lo que más lástima da, es que todas las que queremos que el fútbol femenino siga prosperando, que nuestro equipo local siga creciendo; que las que estamos dentro, estemos con ganas de jugar, vengan dos árbitros a quitar, de manera radical, esas ganas que cultivamos entrenamiento tras entrenamiento. 

Hoy, día 18 de noviembre, hemos tenido un partido contra Capiscol. Desde pequeña, me han dicho que un árbitro ha de ser neutral, ha de saber pitar partidos en los que los nervios están a flor de piel. Lo que es inconcebible es que haya una falta de agarrón y sea amarilla y en la jugada siguiente una jugadora del equipo visitante de con la plancha del pie en las costillas a una de la Casa Social y dicha jugada no sea amonestada, mínimo con esa amarilla.

En resumen, a veces el fútbol femenino de Ávila… Deja que desear. Pensamos que el carné de árbitro se lo dan a cualquiera. Como los chicos, las chicas también nos merecemos tener al mejor trío arbitral en nuestra liga”.