@deportesavila / Decimocuarta derrota de la temporada para el Bosco de Arévalo que cada vez se ancla más al farolillo rojo de la clasificación. Tenían la posibilidad los de Jordi de abandonar la última plaza si vencían en el campo del filial de la Arandina, del que distaban dos puntos. Aunque se adelantaron en el partido, en la segunda parte los burgaleses remontaron el gol en contra y se quedaron con los tres puntos en juego.

El duelo era crucial para abulenses y arandinos, amenazados ambos por la pérdida de categoría. Los de La Moraña se presentaban con la moral crecida, después de haber conseguido la jornada el segundo triunfo de la temporada, el primero ante su afición. El rival había perdido la jornada anterior, si bien en su última comparecencia en el anexo de El Montecillo fue capaz de derrotar al Unami.

Los arevalenses salieron a por todas y a los 17 minutos se ponían por delante con un gol de Juan, con el que se llegaba al descanso. Pero a los dos minutos de la reanudación Alcalde empataba la contienda y este mismo jugador en el 72 fue el encargado de lograr el segundo tanto local, que dejaba la victoria a la ribera del Duero, habiendo sufrido el Bosco en el segundo tiempo la lesión de Magro, que hubo de ser sustituido por Christian, que también se lesionaba.

Por el Bosco jugaron: Samu, Miguel, Rodri (Garzón, m. 87), Nacho, Gaby, Marra, Magro (Christian, m. 55), Seidán, Alberto (Manu, m. 68), Juan y Óscar.

El equipo de Arévalo se queda a cinco puntos de la salvación. Una situación muy delicada, antes del parón que se producirá esta semana en el grupo A de la Primera División Regional de Aficionados, volviendo el Bosco en la siguiente recibiendo al Venta de Baños, otro rival directo ante el que está obligado a ganar.