El abulense Felines, el mejor jugador en la historia del Rayo Vallecano

@deportesavila / Uno de los grandes jugadores y entrenadores de la historia del Rayo Vallecano es abulense. Félix Bardera Sierra ‘Felines’ es un icono franquirrojo, nacido hace 76 años en Pedro Bernardo, que en su dilatada carrera como preparador lo fue del Real Ávila entre los años 1983 y 1985.

La página www.unionrayo.es ha elegido al cucharero como el mejor futbolista de todos los tiempos del club madrileño, imponiéndose en la votación final a otro rayista de tronío, Michel, de pasado más reciente, con un porcentaje del 55 por ciento a favor del abulense de los más de 11.000 votos emitidos. Inicialmente fue uno de los 16 elegidos entre 50 candidatos. Entre esos seleccionados estaban nombres como Hugo Sánchez, Diego Costa, Fernando Morena, Onésimo, Luis Cembranos, Raúl de Tomas, Roberto Trashorras, Cota, Wilfred o Potele, este último compañero coetáneo en la carrera de Felines.

Llegó a Vallecas desde el Carabanchel en 1965 y estuvo hasta 1978, año de su última temporada, la de su debut en Primera División. Fue protagonista la campaña anterior del primer ascenso del Rayo a la máxima categoría del fútbol español gracias a marcar un gol al Cádiz, uno de los dos únicos que anotó de cabeza en su trayectoria deportiva. Todo un mérito para un futbolista que apenas medía 1,65 metros.

La experiencia del de Pedro Bernardo, cuyo campo de fútbol lleva su nombre, resultó corta en Primera División en la que se estrenó ya con 34 años. Solo jugó diez partidos -únicamente en dos actuó el tiempo completo- en los que estuvo un total de 415 minutos sobre el terreno de juego. Su primer encuentro en Primera no se produjo hasta la jornada décima, saliendo unos simbólicos dos minutos en el campo de Vallecas. Entonces, el Rayo derrotaba al Sporting de  Gijón por 3-1, ante el que también jugaría en la segunda vuelta en El Molinón. Los otros ocho encuentros en la máxima categoría fueron contra Elche (2), Athlétic de Bilbao (2), Valencia, Barcelona, Cádiz y Salamanca.

Felines disputó casi 400 partidos con la camiseta rayista, de los que 364 fueron en liga, dato que le sitúa como el tercer futbolista que más encuentros ha jugado con los de la avenida de la Albufera. Marcó 42 goles, 37 en liga. Actuaba como extremo o interior, fundamentalmente por la banda derecha, destacando por sus habilidades cuando se dirigía con el balón al campo contrario. Por eso los defensas rivales eran implacables con el cucharero para impedirle que llegase al marco contrario. Frente al Pontevedra le fracturaron la tibia y el peroné y no pudo firmar por el Atlético de Madrid.

En el verano de 1971 estaba prácticamente hecho su traspaso a uno de los mejores equipos de la historia del Málaga. No llegó a materializarse por un hecho luctuoso. Asesinaron al presidente del club malacitano. Tuvo ocasión de vestir la camiseta de la selección española amateur que se clasificó para los Juegos Olímpicos de México de 1968, aunque no sería convocado para la cita mexicana a la que acudieron futbolistas que luego serían internacionales absolutos como Asensi y Benito, que miitaron en el Barcelona y Real Madrid, respectivamente.

Retirado como jugador, empezó en el Rayo Vallecano B una larga carrera como entrenador, pasando después por el Getafe y Real Ávila. Después le llegó la oportunidad de dirigir al primer equipo del Rayo Vallecano, con el que logró el ascenso a Primera en 1989, teniendo a sus órdenes a dos futbolistas abulenses, Chino Zapatera y Argenta, que como el cucharero también entrenarían al Real Ávila.

La década de los 90 la comenzó al frente del Racing de Santander al que ascendió a Segunda. Regresaría al Rayo durante únicamente 9 partidos en Primera en la temporada 1993-94. Luego pasaría por los banquillos de varios equipos de Segunda División B como Talavera, Marbella, Fuenlabrada, Linense y Getafe. A este último le subió a Segunda en el 2002. Sus últimos equipos fueron el Badajoz y el Talavera San Prudencio. Actualmente Felines es presidente de honor del Rayo Vallecano B.