@deportesavila / El vecino de Candeleda, Carlos Jiménez se encuentra realizando en estos días de confinamiento una verdadera gesta y reto: la ascensión al Everest, o lo que es lo mismo, recorrer 8.848 metros de subida, que serían 17.696 en total si sumamos la bajada.

Este técnico deportivo, montañero y speaker de pruebas deportivas en la provincia como la Maratón BTT Bajo Tiétar, la Ultra de Gredos, El Guerrero de Gredos, la Media Maratón por la Naturaleza o la Maratón BTT Desafío Picos del Alberche, así como otras de ámbito nacional como la Titán de la Mancha BTT, además de ser padre del jugador de pádel candeledano Javi Jiménez, empezó el día 10 de abril, en pleno Viernes Santo, a dar forma al reto reconvirtiendo los metros en peldaños.

Usa 30 peldaños en semicírculo. Cada peldaño tiene 20 centímetros, por lo que un metro de ascensión son 5 peldaños. Diariamente sube y baja entre 450 y 550 metros, unos 2.300-3.000 peldaños. A día de hoy, se encuentra a 6.214 metros y en peldaños ha ascendido 31.070 de un total de 88.480.

Para este reto, Jiménez se ayuda de una playlist elaborada por él, que titula ‘The best music of planet’, y de un acentuado grado de optimismo y ganas de superación.

El desafío lo ha querido dedicar ‘in memoriam’ por los fallecidos por el coronavirus. También lo hace como reto personal, después de casi tres años sufriendo una enfermedad en la visión de los ojos, que le ha llevado a estar separado de sus aficiones más de mil días.