El ciclista del MoviStar disputa este domingo la París-Roubaix

Cerca de 250 corredores afrontarán en el segundo domingo de abril, a partir de las diez de la mañana, los 256 kilómetros de los 51 son empedrados, que conforman la clásica París-Roubaix, prueba incluida en el WorldTour que tiene su origen en el año 1896. Entre los participantes se encuentra el corredor del MoviStar, Pablo Lastras, con el dorsal número 197.

Acompañan al de San Martín de Valdeiglesias, bajo la dirección de Eusebio Unzúe, José Joaquín Rojas, Imanol Erviti, Jesús Herrada, José Herrada, Javier Iriarte, Ignatas Konovalovas y Enrique Sanz.
El vencedor de esta carrera, considerada la reina de las clásicas, demostrará ser el rey del pavés pues ninguna tiene en su recorrido tantos tramos de este pavimento como la París-Roubaix. Táctica, fuerza, resistencia, habilidad y ambición son requisitos imprescindibles para salir victorioso del pavimento de Napoleón. El pavés del Trouée d’Arenberg data de la época del emperador Bonaparte a comienzos del siglo XIX.
Denominada ‘el infierno del Norte’ por un reportero de la Primera Guerra Mundial, en ella tratará Tom Boonen de conseguir su cuarta victoria para igualar a Roger de Vlaeminck, tras perder esta posibilidad en la última edición por un pinchazo. Llega con la fuerza que le da ser el reciente ganador del Tour de Flandes y la ilusión de ser el primer corredor en vencer en Harelbeke, Wevelgem, Flandes y Roubaix.