La Peña de Noel Martín se desplazó hasta tierras madrileñas para animar al ciclista del Orbea
Después de tres etapas disputadas en dos jornadas, ayer domingo finalizó la XXV Vuelta Ciclista Internacional a la Comunidad de Madrid, con la victoria de Rui Costa (Movistar), donde el mejor clasificado en la general de los tres abulenses que tomaban parte fue el corredor de El Arenal, Noel Martín (Orbea), que concluía en el puesto 70º, a 9’05” del portugués, mientras que Miguel Ángel Candil (LA-Antarte) era el 81º, a 12’29, y Rubén Jiménez (Burgos 2016) el 88º, a 15’16”.

Noel Martín fue uno de los nueve integrantes de la fuga protagonista de la última etapa, que se produjo, una vez dada la salida en Colmenar Viejo, tras el paso por la meta volante de Torrelaguna. Este grupo cabecero comenzó el puerto de El Atazar con un minuto de diferencia respecto al gran pelotón, y en la cima la referencia aumentó en 50 segundos más, si bien quedaron descolgados dos de los escapados. Al paso por el puerto de El Atazar, de 2º categoría, Noel Martín era cuarto, tras Walter Padraza, Enrique Sanz y Víctor de la Parte, por este orden.
Los siete de cabeza llegaron a tener una renta de dos minutos respecto al líder, pero los esfuerzos de LA-Antarte y Andalucía-Caja Granada hicieron que las diferencias se redujeran hasta neutralizar la fuga, en las faldas de la ascensión a La Morcuera, en cuya cima estaba situada la meta.
De su actuación en la Vuelta a Madrid, Noel Martín comenta que no llegaba en buenas condiciones a su disputa al no haberse recuperado de la Vuelta a Asturias. “Estaba algo resfriado y con una tos que no me dejaba dormir bien por las noches”. La fuerte lluvia en la Casa de Campo el primer día y una crono que “tenía varios tramos peligrosos” no era apta para cardíacos. “Yo no me puedo quejar del resultado para como tenía la garganta de agarrada”, valora el arenalo su primera etapa.
En la segunda etapa Noel intentó coger la fuga que se produjo, “pero fue mi compañero Bagües el que hizo camino por el peligroso circuito, con 24 rotondas en cada vuelta… casi 100 en tota la etapa, con muchas obras, incontrolables alcantarillas y algún bache en el que entraba una bici entera… como el que me comí yo a falta de 8 kms.”. Antes de final dos compañeros del Orbea se fueron al suelo, aunque el equipo se pudo recomponer “pero un guardia civil no señalizó bien una rotonda a falta de 3 kms. y todo se fue al traste”.
El domingo llegaba Noel Martín “con mucha hambre y ganas de hacerlo bien”. Estuvo en la fuga junto con ocho corredores más que se quedaron después reducidos a media docena. Reconoce que el grupo “no nos entendíamos nada bien”. En el segundo puerto “decidí irme en solitario porque me estaba poniendo malo con tanto relevo de peseta. No cogí mucha diferencia ni duré mucho”. Así que en el tercer puerto “muuuuuy pestoso, con largas rectas donde entraba el aire” le cogieron a un kilómetro de Bustarviejo y a 15 de la meta final. “Nos lanzamos rápido hacia Miraflores y empezamos La Morcuera con apenas medio minuto”, durando 2 kms hasta que fueron cazados.
La próxima carrera de Noel será en los Pirineos franceses dentro de dos semanas en el Ronde Lissard.