El Movistar en el podio de la Plaza de Toros de Pamplona, con Lastras el 2º por la izquierda
El equipo Movistar se impuso ayer en la contrarreloj por equipos disputada íntegramente en Pamplona sobre 16,5 kilómetros, con la que dio comienzo la 67 edición de la Vuelta a España, con un tiempo de 16:51, convirtiéndose el ciclista español Jonathan Castroviejo en el primer líder de la carrera portador del maillot rojo.

La escuadra telefónica fue la mejor en la línea de meta situada en la Plaza de Toros de la capital navarra, con 40 grados de temperatura, por un escenario bastante sinuoso y familiar para todos los aficionados a las fiestas de San Fermín. No en vano, el recorrido de 16,5 kilómetros incluía los 800 metros de los encierros, transcurriendo por la mítica calle Estafeta.
Seis corredores del Movistar, Cobo, Intxausti, Quintana, Valverde, Moreno y Castroviejo llegaban al mismo tiempo al final de etapa, mientras que Rojas, Erviti y Lastras se habían descolgado en la segunda mitad del recorrido. Pablo Lastras entraba a 2’03” en el puesto 162º. Antes lo hacía, el 142º, el otro representante del pelotón abulense, Jesús Hernández, quien tampoco podía acompañar a los integrantes del Saxo Bank que marcaban el tiempo para ocupar la séptima plaza por equipos. El escudero de Alberto Contador cedía 1’50”.
Hoy se disputa la segunda etapa de la Vuelta, 181,4 kilómetros entre Pamplona y la localidad de Viana –final inédito–, en un recorrido favorable a los sprinters, con el Alto de Chapela, de 3ª categoría, como única dificultad montañosa de la jornada, situado a más de 100 kilómetros de la meta.