Julio César Martín / Ahora que se está terminando la temporada 2011-2012 de caza menor hago publica esta reflexión sobre lo que pasa en el campo:

No se dan cuenta que con el cambio climático hay que cambiar las fechas de la temporada de caza en Castilla y León.
En esta temporada que empezó el 23 de octubre se ha podido cazar todos los días, los inviernos ya no son como antiguamente, ya no caen aquellos nevazos que siempre nos recuerdan nuestros padres y abuelos, ni hace tanto frío como en aquellos años, desde hace algunos años incluso al principio de temporada hace calor, manteniéndose temperaturas primaverales hasta final de temporada, no existiendo invierno.
Debido a esto las especies de caza también acusan el cambio climático, este cambio de temperaturas hace que las especies cinegéticas adelanten su celo y período de cría, en mis conversaciones y recopilación de datos con varios cazadores de distintos cotos de la comunidad distantes entre sí cientos de kilómetros, destacaban que a partir de la 3ª semana de diciembre ya había bastantes gazapos de conejos, los cuales son presa fácil de los perros, ya se cazaron varias conejas preñadas, las perdices ya están emparejadas. Y esto a un cazador que ama el campo le duele, se le quitan las ganas de salir, y más en algunos cotos que mantienen abierta la temporada hasta el ultimo día de caza por cabezonería e incultura la mayoría de los casos.
La Junta de Castilla y León, el Consejo, la Federación, Cazadores, y a quien correspondan debería hacer algo a este respecto y evitar lo antes comentado.
Estas son mis ideas:
• Adelantar el cierre de la temporada de caza al primer domingo de enero, que suele coincidir con el día de Reyes.
• Para evitar la muerte masiva de conejos en nuestros cotos habría que adelantar al 12 de octubre la apertura de la veda, ya que entre finales de septiembre y mediados de octubre es cuando más se mueren.
• La perdiz se debería abrir la veda el 1 de noviembre, para evitar los días de calor y los pollos más rezagados, y cerrar la veda el primer domingo de enero. (Y al que se le pille antes con una perdiz, se le retira la licencia por un año).
• La liebre con galgo de 12 de octubre al primer domingo de enero, con escopeta había que vedar su caza durante varias temporadas, ya que su número ha ido descendiendo alarmantemente.
Con esto y otras acciones muy importantes que la Junta de Castilla y León, junto con los cazadores deberían de hacer como son el control de depredadores, el mantenimiento de zonas de barbecho, la conservación de riberas y lindes entre las tierras, se conseguirá grandes avances en la conservación y proliferación de estas especies de caza menor, las cuales cada vez van a menos.
Y ya sabemos todos que son una gran fuente de ingreso de muchísimos pueblos de nuestra comunidad, y para la Junta que entre licencias de cazadores, tasas de cotos y demás ingresos se ingresa un pastón.
Espero que con estas líneas consigamos algo…. Aunque tengo pocas esperanzas, visto lo visto, los que ponen las fechas pisan poco el campo me parece a mí.