@deportesavila / Carlos Soria ha vuelto al campo base del Dhaulagiri después de estar tres días de aclimatación y entrenamiento en los campos 1 y 2. Ahora solo le queda esperar para tener una oportunidad de asaltar la cima.

El alpinista abulense confiesa encontrarse en “muy buena forma física”, después de unas jornadas “en las que el tiempo no nos ha acompañado”, con “la montaña muy cargada de nieve”. No obstante, “han sido días muy bonitos, nunca a pleno sol, con cambios de nubes”.

La expedición de la que también forman parte Sito Carcavilla y Luis Miguel López ha realizado los proyectos que tenía previstos, con los sherpas colocando cuerdas hasta 7.000 metros, llegando al límite porque la montaña está peligrosa a partir de los 6.500.