@deportesavila / Nada más llegar de su último intento fallido para hacer cumbre en el Dhaulagiri, Carlos Soria entró en el quirófano para que le implantasen una prótesis en una de sus rodillas que desde que tuvo un accidente de esquí hace muchos años (en 1970) le presenta problemas, habiéndose sometido a diferentes terapias que hasta ahora le habían dado resultado, como fisioterapia, ácido hialurónico o factores de crecimiento.

La revista Desnivel ha entrevistado al alpinista abulense poco después de su intervención quirúrgica con la que pretende poner fin a la lesión en la rodilla. Está convencido el veterano montañero que “va a funcionar muy bien”, y quiere dedicar todo su esfuerzo a la recuperación.

Soria espera encontrarse en perfectas condiciones en el próximo mes de marzo. Entonces quiere volver al Dhaulagiri. Antes, en dos meses, pretende comenzar a entrenar “como antes”. “Haré ejercicios como un lesionado y procuraré mover las partes del cuerpo que no me duelan”, comenta, tras una operación en la que pese a ser una persona mayor (79 años), su caso “es un poco distinto porque soy mayor pero un poco más movido”.

El regreso al Himalaya la próxima primavera le “apetece mucho” al abulense “aunque a la gente le parezca que diez veces es mucho”. “Lo más importante para mí no es terminar mi proyecto, sino subir al Dhaulagiri”, aunque si puede acabarle “mejor”, concluye.