Carlos Jiménez – Zona Mixta / Óbila Club de Básket iniciaba este pasado fin de semana una nueva aventura en Leb Plata. Será la séptima temporada consecutiva en la tercera categoría del baloncesto nacional, lo que convierte al conjunto verderón en el más veterano de los 14 equipos que componen este año el grupo.

Nuevamente, será David Mangas el encargado de la dirección técnica del equipo de la ciudad amurallada, cumpliendo su tercer año como máximo responsable del banquillo verderón. El técnico local buscará el éxito deportivo con los mismos ingredientes que en temporadas anteriores: una plantilla compuesta por jugadores jóvenes con ganas de hacerse un nombre en el deporte de la canasta.
Los precedentes han sido positivos. El buen rendimiento de los jugadores ha beneficiado a ambas partes. Por un lado, el Óbila ha logrado la salvación en la categoría sin problemas. Por el otro, los jugadores han revalorizado su caché y sus actuaciones les han servido para ganarse un contrato en Leb Oro.
Con el objetivo de la permanencia como meta para esta campaña, el Óbila no ha de renunciar a nada en un año donde parece haber conformado un grupo más compensado y con mayor calidad que en campañas anteriores. Una plantilla en la que nombres como Álvaro Lobo, Carles Marzo, Brandon Sebirumbi, Luka Nikolic y Carlos Toledo han de llevar el peso del equipo. Si lo logran y los Mikel Young, Stefan Asanin, Bryant Mbamalu, Adrián Uso e Ignacio Rodríguez rinden a un buen nivel, los verderones serán un conjunto a tener muy en cuanta.
En cuanto a los rivales, como cada año, hay de todo un poco. Algunos arrancan de la parrilla de salida como favoritos gracias a su pasado ACB, como son los casos de Brico Depot Valladolid, Coviran Granada o Lucentum Alicante. 
Otros, intentarán que su experiencia en la categoría sea un grado a la hora de conseguir los objetivos marcados, en un grupo donde encontramos a clásicos como Tarragona, Clínicas Rincón, Marín Peixegalego, Araberri, Sammic, Zornotza, Viten Getafe o Xuven Cambados. Por último, están los nuevos en Plata, como son Aceitunas Fragata Morón y El Olivar, cuyas ganas del recién llegado seguro que sumará dosis de interés a la competición.
Una vez más, la solidez en el Centro de Usos Múltiples Carlos Sastre será clave para la buena marcha del equipo, que espera contar con una marea verde que gracias a su apoyo se ha ganado un sitio entre las aficiones más fieles y animosas del baloncesto nacional. En los despachos, la directiva encabezada por Rodrigo Martín, que ha logrado estabilizar un proyecto que el pasado verano estuvo a punto de poner punto y final a su existencia, deberá hacer nuevamente encaje de bolillos con uno de los presupuestos más bajos de la Leb Plata, con la meta de ofrecer un año más mucho por muy poco.