Tras la derrota en Azpeitia, el cuadro verderón afronta seis partidos en casa y tres fuera

María Sánchez / Rebasado el ecuador del campeonato y comenzada la segunda vuelta de la fase regular de la LEB Plata, el Grupo Eulen Carrefour El Bulevar se encuentra séptimo en la clasificación con una trayectoria que puede mejorar en lo que resta de campeonato debido a que jugará en el Centro de Usos Múltiples Carlos Sastre el doble de partidos que fuera.

Una situación diametralmente opuesta a la primera parte del campeonato donde los verderones tan sólo disputaron cuatro encuentros ante su afición, de los que ganaron tres. Precisamente su fortaleza como conjunto local, por la fuerza que representa tener detrás a la ‘marea verde’, ha de ser el pilar básico que permita a los de Armando Gómez remontar posiciones en la tabla, contando con un jugador menos en la plantilla por la baja del senegalés Pape Saw, del que se busca un sustituto que sea bueno, bonito y barato.
Y es que la trayectoria que le espera al Óbila le va a permitir disputar seis encuentros en casa (Amics Castelló, Cafés Aitona, Aurteneche Maquinaria Euskadi, Clínicas Rincón, Prat Joventut y Unión Financiera Asturiana Oviedo Baloncesto) y tres a domicilio (Gran Canaria 2014, Ceba Guadalajara y Palma Air Europa).
Hasta el momento el Grupo Eulen ha demostrado una gran solidez defensiva. Prueba de ello lo acredita el hecho de ser el conjunto que menos puntos ha encajado (715, con una media de 65 por encuentro), habiendo recibido como máximo 84 y fue en la última jornada en Azpeitia. En dos ocasiones los rivales no pasaron del medio centenar de puntos, Gran Canaria 2014 (44) y Ceba Guadalajara (47) y en otra rebasaron ese límite por poco: Palma Air Europa (54). Los tres partidos los disputó en el Carlos Sastre.
Si el rendimiento en defensa ha sido óptimo gracias en gran parte a ser el segundo mejor equipo reboteador de la competición (37,1), la faceta anotadora no ha estado a ese nivel, siendo el sexto equipo máximo anotador con 70 puntos de media por partido y el tercero que menos tapones recibe (2,4). La referencia ante el aro contrario es el escolta Riley Luettgerod, que hasta la pasada jornada y durante muchas de ellas ha sido el máximo encestador de la LEB Plata. Lo más negativo del estadounidense es que lidera el ranking de balones perdidos. Entre los primeros de las estadísticas, destaca además el pívot senegalés Moussa Diagné, cuarto reboteador de la liga y quinto mejor valorado, mientras que el base Pablo Fernández es el sexto jugador que más faltas recibe. 
En otros aspectos del juego, el Grupo Eulen no sobresale especialmente. Es el segundo peor conjunto en tiros de tres (27,7%) y en faltas recibidas (18,7), el peor tercero en tiros de campo (40,1%) al igual que en asistencias (10,5%), en balones recuperados (5,8) y en faltas cometidas (18,9). Asimismo es el cuarto menos valorado (64,8), posición que repite en la anotación de tiros de dos (47,2%). Algo mejor se encuentra en los tiros libres (71,8%), ocupando la quinta posición en esta faceta, así como en balones perdidos (16,4), colocación de tapones (2,7) y ejecución de mates (1,2).