María Sánchez / Tras unos buenos partidos de pretemporada, el Óbila Club de Basket afronta un nuevo compromiso de preparación este sábado, devolviendo la visita que le realizó el Plasencia Extremadura, al que se enfrenta en el pabellón José Manuel Calderón, de la localidad cacereña de Baños de Montemayor, a partir de las 19 horas.

Hasta el momento, las ausencias de jugadores que pertenecen a la plantilla verderona como Cheick Sekou, Ondrek Kouhout y Adrián Casas –los dos últimos ya están en el equipo–, no se han notado, bien suplidas por Matt Robertson –que se pretende se integre en el equipo de Armando Gómez– y efectivos del equipo en EBA del Fuenlabrada.
Mientras que se incorporan todos los refuerzos, el equipo va perfeccionando su estilo antes de debutar en liga. Las buenas sensaciones mostradas hasta ahora tienen que repetirse mañana contra un rival de su misma categoría y al que ya ganaron ampliamente en el Carlos Sastre por 83-65, destacando en el equipo entrenado por Rafa Gomariz, Miguel Ángel Conejero y Juanmi Morales.
A los placentinos se ha unido un nuevo compañero, el ala-pívot norteamericano Clayton Longmire, de 27 años y 2,02 de altura, procedente de la Superliga irlandesa donde ha sido el máximo anotador en la última temporada, promediando 28 puntos por partido y 9,5 rebotes. Anteriormente jugó en dos equipos de una liga regional de Alemania y en la NCAA2. No estará mañana frente al Öbila, dado que no se le espera hasta el lunes de la próxima semana.