@deportesavila / El recuperado pregón de las fiestas de La Santa 2019 ha corrido a cargo de la atleta abulense, Andrea Jiménez, plusmarquista nacional sub-20 en los 400 metros. En su discurso desde el balcón del Ayuntamiento de Ávila, ha reivindicado que las autoridades se preocupen por el deporte de la ciudad.

Mediante “la práctica del deporte es posible formar a los más pequeños en capacidades tan necesarias como el compañerismo, el respeto a los demás y la convivencia”, ha dicho la deportista del Playas del Castellón, resaltando el “magnífico trabajo de las escuelas municipales y la necesidad de seguir invirtiendo en las instalaciones y equipamientos de éstas”. También ha puesto de manifiesto que “gobiernos y universidades trabajen conjuntamente” para que los deportistas puedan “compaginar deporte y estudios”.

Para Andrea “el deporte y las fiestas tienen muchos puntos en común, ambos fomentan las relaciones con los demás, ayudan a desconectar de la rutina del día a día, reducen la ansiedad y son una forma divertida de quemar calorías”. Ademas, ha recordado como comenzó a practicar atletismo a los siete años “participando en las carreras populares de los barrios de Ávila”, antes de poder competir a nivel autonómico, nacional e internacional. De su paso por el Club Puente de Romanillos ha destacado el haber compartido “muy buenos momentos dentro y fuera de la pista”.

La corredora ha mostrado el agradecimiento a su familia, a la prensa deportiva, a su fisioterapeuta David Merino, y “de manera muy especial” a su entrenador en los últimos diez años José Antonio Santo Domingo porque “ha estado siempre a mi lado apoyándome. Él me ha ayudado a crecer como atleta y como persona”. No ha ocultado su orgullo de que en las competiciones que disputa en diferentes puntos geográficos la señalen como “la abulense”.